Línea del tiempo de la imprenta

La imprenta es un invento que va desde la mano del hombre, que no abandona en ningún momento el proceso de imprimir libros, hasta la aparición de una máquina que realice el trabajo de manera plena. Su aparición supuso un cambio tremendo en toda la historia de la humanidad.

Del 3000 a.C. al 300: La imprenta de los egipcios a los romanos.

La imprenta de los egipcios

Desde la antigüedad eran copiados los libros a mano hasta 1448, pero los materiales sobre los que se hacía eran diferentes del papel de hoy día, como, además, no existía una imprenta formalmente, más allá de los seres humanos.

Todo comienza con los egipcios en el 3000 a.C., los cuales utilizaban papiro para sobre ellos escribir con la tinta que obtenían de las más diversas y variadas maneras. Esta era una práctica bastante rara y requería de grandes sumas de dinero para su realización por lo que, como mucho, sólo podía costeársela el faraón, por lo que no había ninguna difusión de tal práctica.

Le siguen luego los israelitas para el año 900 a.C. aproximadamente, quienes en lugar de papiro utilizaban las pieles de los animales, ovejas más que todo, las cuales eran estiradas y secadas, para luego con ellas realizar grandes rollos, los libros de aquella época, donde escribiría el sacerdote el código de Dios.

Vale resaltar nuevamente que estas “imprentas” no eran para su difusión, sino que se uso era privado de los respectivos sacerdotes de la época, no será sino hasta con los romanos que esta práctica pasará a manos de un escribano propiamente, quienes, también usaban los rollos como libros.

Del 301 a 1447: La imprenta de los romanos a la Edad Media.

La imprenta de los romanos a la Edad Media

Durante toda la Edad Media son los monjes, los sacerdotes de este tiempo, que se tenían que ver a la tarea de copiar los grandes rollos a mano, los libros de esta época, y, los materiales, seguían siendo los mismos hasta que les vino desde China a Europa, el papel.

1448: Gutenberg inventa la imprenta formalmente.

Johannes Gutenberg imprenta

Técnicamente no se puede hablar de la imprenta formalmente en la antigüedad, pues no es hasta que Johannes Gutenberg, un alemán, la inventara y usase por primera vez en 1448 que existirá formalmente. La misma consistía en una gran placa de acero donde con caracteres móviles de hierro se podía imprimir en el papel, con una prensa, cualquier cosa que quisiese y en la cantidad que quisiese.

Claro que es esto en sí mismo era un trabajo muy arduo y aún, caro, pero en relación con todo el tiempo anterior en que no existía, logró que su material, el papel, se hiciera más barato, y, que el tiempo de copia de los libros se acortara en gran manera, por lo que su difusión aumentó.

1449 a 1884: la difusión de la imprenta.

difusión de la imprenta

La imprenta de Gutenberg era un invento revolucionario por las posibilidades que ofrece para imprimir libros y cualquier otra cosa en tan poco tiempo. Gracias a ella surgen las diversas casas editoriales y los periódicos.

Su difusión en los años siguiente fue extremadamente rápida, sin embargo, en todo este tiempo la imprenta no sufrió gran modificación alguna en cuanto al modelo de Gutenberg, más allá del perfeccionamiento de los caracteres móviles.

1885: Mergenthaler inventa la linotipia y revoluciona la imprenta.

Mergenthaler

La práctica de imprimir volvió a sufrir un cambio tremendo cuando Ottmar Mergenthaler crea la linotipia, que no es una mejora en la máquina inventada por Gutenberg sino que representa algo nuevo, o sea, otro modelo.

Su genialidad radicaba en que a partir de ella no se gastará más tiempo en la ordenación de los caracteres móviles a mano, sino que ella misma los producía de manera automática mediante la selección de su operador, es decir, era algo así como un teclado de computadora moderno.

Palabras clave: imprenta; papel; libros; difusión; práctica.

 

¿Qué tan útil fue esta publicación?

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media / 5. Recuento de votos:

Deja un comentario